El otro día publicaba el gran Antonio Burgos un divertido e ingenioso artículo titulado “Las Flequis”. En este artículo lo que se venía a decir, en resumidas cuentas, es que las mujeres independentistas de CUP o Bildu eran bastante feas debido, entre otras cosas, a su corte de pelo tipo hachazo en la frente. Para nadie es desconocido nada de esto puesto que siempre se ha hablado de ello, del corte de pelo del hachazo, del corte de pelo tipo etarra o del corte de pelo a lo “jarrai”.

Por otro lado en el mundo siempre ha habido personas guapas o feas a las que se le ha llamado guapa o fea, o no se le ha dicho nada. Las cosas como siempre dependen mucho de como se digan y hacerlo con la gracia que lo ha hecho Antonio Burgos no tiene para mi importancia alguna, si no todo lo contrario, tiene bastante gracia. Como comprenderán, al no ser Antonio Burgos un destacado miembro de la progresía periodística española, inventora entre otras muchas cosas de la superioridad moral, le han puesto verde llamándole entre otras cosas machista.

La palabra machista debe ser como una especie de genérico que se utiliza para todo y siempre para ofender. Últimamente hay que tener un cuidado exquisito con las palabras porque todas pueden ser calificadas de sexistas o de ofensivas para las mujeres. Bueno, todas no, todas excepto si la mujer afectada esa de derechas con lo que a esa mujer se le podrá llamar “menina” e incluso “chochito de oro” si viene al caso.

En este pasado día de Reyes vi y escuché, también atónito, un reportaje en los informativos de una cadena de televisión, no recuerdo cual, en los que se hablaba de evitar regalar a nuestros hijos o hijas juguetes sexistas en Reyes. En ese informativo de las tres de la tarde se rompía, para empezar, con toda la magia de un día como el de Reyes dejando bien a las claras que los Reyes son los padres. Por otro lado el asunto de los juguetes sexistas empieza a cansar ya un poco mucho, puesto que lo que los niños reciben de los Reyes es normalmente lo que piden. Si mi hija pidiera una cocinita o una muñeca no podría justificar yo de ninguna manera que el motivo por el que los Reyes le habían traído un balón de fútbol es porque su petición era sexista.

El decir que una mujer es guapa o fea no es machista al igual que no es feminista decir de un hombre lo mismo. Eso es algo que siempre o se ha hecho o no se ha hecho, pero que ha sido tomado de una forma u otra en función a como se dijera. La única justificación que yo le encuentro a que llamaran machista a Antonio Burgos por llamar feas a las “jarrais”, que lo son, puede ser que sea porque son feas de cojones.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL