Haciendo espera en el aeropuerto de Luton – Londres para coger un vuelo a Edimburgo, me llamó la atención un destino que aparecía en los paneles de información. El vuelo del que se informaba por delante del nuestro era de RyanAir con destino “Gerona”, sí, así como suena. La verdad es que durante unos segundos me paré a pensar, ¿será nuestra Gerona?, porque no me suena que haya otra ciudad del mismo nombre. Y sí era la Gerona española, ¡y no ponía Girona!
Imagino que no le habrá pasado desapercibido este detalle a más de uno, y tampoco me extrañaría que los de la ‘Asamblea Nacional Catalana’, el ‘Omnium Cultural’ o el sursum corda no hayan protestado ante las autoridades aeroportuarias británicas y ante la propia compañía RyanAir para que procedan al cambio inmediato de denominación.
Este es un claro ejemplo de lo que he comentado en muchas ocasiones, que el idioma es el idioma y que en este País somos unos catetos, porque en español (o castellano) Gerona es Gerona, y no deja de ser una tontería referirse a esa Ciudad, de manera oficial, como Girona. Al igual que ocurre con Córdoba, por ejemplo, que en catalán es Cordova, ¡y no pasa nada!
Lo que no me quiero imaginar es la que se liaría si Aena en sus aeropuertos se refiriera al aeropuerto de Girona como el de Gerona, poco tardarían en presentar mociones en el Congreso y el Senado protestando por esa ofensa. Cuando en el resto del mundo lo normal es referirse a esta bonita Ciudad por su nombre más conocido e internacional, el de Gerona.