Parece mentira, no sería este el primer caso en el que una enfermedad mental, además de causar problemas al protagonista nos deje a los demás una auténtica eminencia en alguna actividad artística. Este es el caso de Beth Hart (Los Angeles, 24 de Enero de 1972) que, a pesar de sufrir un trastorno bipolar, es una impresionante cantante y compositora de Blues, Rock, Soul y Jazz.

 

 

Lo primero que transmite la música de Hart es una fuerza, una fuerza indescriptible que transmite esa voz impresionante que hace que la escuches casi sin querer, y es que además de fuerza transmite sentimiento.Sentimiento sin el cual su maravillosa y poderosa voz no tendría ese complemento que la hace ser tan especial. En muchas de sus composiciones las acompaña del piano que aprendió a tocar con cuatro años y de una forma completamente autodidacta

 

Además de los estilos musicales que he descrito anteriormente, Hart, mezcla con todos ellos una buena dosis de country, siendo el conjunto de sus composiciones una mezcla con claras influencias musicales estadounidenses.
Llevo varias semanas escuchando varias composiciones de ella, y lo llevo haciendo tanto en grabación de estudio como en directo y, siendo las interpretaciones en estudio maravillosas, en directo son absolutamente espectaculares.
Discografía:

“Beath Hart and the Ocean of Souls”

 

“Inmortal”

 

“Screamin´ for my Supper”

 

“Leave the Light On”

 

“Live at Paradiso”

 

“37 Days”

“My California”