Eso de cuentas claras recibiendo cantidades en PayPal no sé como pueden ser transparentes,  porque muchas donaciones aparecen como anónimas y no…

Perdón, ha sido un “false start”, una falsa apertura que dicen los anglosajones. Olviden lo que acabo de escribir y empecemos de nuevo.

Hace algún tiempo que llegaron. Aparecieron por generación espontánea toda una fauna de aspirantes a casta apoyados por los medios. Como pueblo y contribuyente, desconozco de dónde y cómo se han financiado para haber recibido ese tratamiento tan exquisito por parte de todos los medios de comunicación. Hoy, si no sales en TV no existes y estos ya lo creo que existen. En especial, en un canal aparecía, al principio, el careto de uno de esos populistas a quien han vuelto más popular que a la Piqué vendiendo no sé qué crecepelo. Ese chico conoce ya las mieles del Congreso y lo consiguió llamándoles casta a todos los políticos que cobraban del Estado. Toma ahí crecepelo… Ahora no dice ni mu, sobre eso de la casta. Será porque ya está en el Congreso y se ha dado cuenta de que los pobres políticos no son casta. La inexperiencia de la juventud.

Desgranar las tonterías que le escuché desde el principio y los disparates que oí emitir a ese personaje circense es un trabajo más cansado que tejer el mismísimo lienzo de Penélope, ese lienzo que la buena esposa griega tejía de día y deshacía de noche tras noche para no tener que casarse con ninguno de los innumerables gorrones que aspiraban a desplazar a su marido, el rey Ulises, contrayendo matrimonio con la bella Penélope en el momento en que acabase el lienzo. Así que la mujer, muy lista ella, ideó la argucia de tejer de día y destejer de noche. Y mientras, Ulises, que no acababa de volver nunca de la Guerra de Troya, los gorrones al acecho en palacio a costa de Ulises, y la bella Penélope tejiendo y destejiendo…

Así que obviaremos los disparates, porque no se trata ni vale la pena destejer todas las patrañas que tejió dicho personaje, porque cuando ves la tv y te pones en modo de “espectador reality”, da lo mismo perder el tiempo en un reality que en otro… y nos centraremos en algo que no se le había ocurrido a nadie

!Que genialidad! Ya que ese canal de tv, en especial, tuvo la genial idea de elevar el debate político también a una especie de reality tipo asamblea de jovenzuelos universitarios. Todos ellos apiñados ellos en una universidad de esas, que en vez de enseñarte lo que sea que te tuviesen que enseñar, te comen el coco para que seas comunista de salón y caviar. “Pijomunistas” fue el término acuñado por un amigo mío en su excelente blog. Y a los más listos o pelotas, eso no se sabe, se les dan puestos políticos, por eso de tener votos gracias a la popularidad televisiva. Y ese formato asambleario de ideas vacías de todo contenido, de ahora grito, ahora me cabreo y me voy, ahora monto un cisco y jamás aporto nada se ha trasladado al Congreso. Y claro, como hace cuatro días, cuando eran niños, a esos jovenzuelos no se les podía regañar; pues te montan el cisco en el Congreso como hicieron en el colegio y continuaron haciendo en la facul; y lo hacen cuando quieren y como quieren. Y a ver que haces con ellos, y qué les dices, si no los puedes castigar, ni reñir ni llamar la atención ni nada de nada. Y como les digas algo que no les guste, lo mismo te traen a sus padres a quejarse; o mucho peor; te traen a sus amigos a que te monten un escrache o cualquier otra salvajada. Algo de eso que a ellos les mole.

¡Hala!, ahora tomad de vuestra propia medicina Sres. políticos. Ahora sabréis en el Congreso cómo nos habéis hecho sentir a muchos profesores en los institutos, y a maestros en los colegios, cuando nos despojasteis de prestigio, autoridad, respeto y disciplina. Para que sepáis la que habéis liado con el desastre de la LOGSE, LOMCE… Niños caprichosos, pijomunistas, malcriados que ahora pretenden gobernar. Dios nos coja confesados.

Vicente Jiménez