Me gusta el fútbol y soy del Madrid, aunque es tal la saturación a la que nos someten que me está empezando a cansar. La Liga de Campeones, La UEFA no se cuantos, ahora la Super Copa de Europa, en fin que sólo falta que creen un título que se llame la Requete Copa que lo flipas de Europa. Vi el partido de la super copa Madrid Sevilla porque, la verdad, no tenía nada mejor que hacer. Pero no es al partido a lo que voy, me quedo en los prolegómenos.

Sale, para empezar, un chico noruego de estos rubios, altos y con cara de perfectos a cantar el “All you need is love” de los Beatles. Me imagino ya a todo el estadio con los mecheros, no perdón que eso ya no se lleva, con los teléfonos móviles encendidos. Después de la actuación estelar del moñas del all you need is love nos salen los dos equipos comandados por dos niños refugiados en silla de ruedas, invitados a ver el partido.

¿Pero qué clase de moto nos está intentando vender esta gente? Ya está bien, no entiendo muy bien la historia esta de los refugiados. ¿Por qué ese empeño de meternos las desgracias de los refugiados en casa y no la de otros? ¿Acaso en Africa no hay niños muriendo de hambre? ¿O en Asia? ¿O en America Latina? ¿O en Europa? ¿O en España? ¿O en la puerta de al lado de tu casa? Se trata de una campaña publicitaria obligada por los nuevos políticamente correctos. Protege al refugiado y mata a tu propio hijo si todavía es feto, es lo correcto.

Están provocando en gente como yo el efecto contrario, les estoy empezando a coger hasta manía. Veo muchas desgracias a mi alrededor, cerca de mi, de las que todos los gobiernos y responsables políticos pasan. Hay mucha gente parada en este país, pero el gobierno anuncia a bombo y platillo que va a hacer un gran énfasis en el logro de trabajo por parte de los refugiados en España. ¡En un país con cinco millones de ESPAÑOLES en el paro! ¿Vamos a dar trabajo así como así a un refugiado antes que a un español? O somos tontos o nos faltan muchos hervores.